El uso de móviles para aprender inglés se consolida en España

Un estudio realizado por la escuela online ABA English entre 4.000 personas de cinco países diferentes*, entre ellos 914 españoles, revela que:

 

  • 9 de cada 10 españoles consideran útil aprender un idioma mediante dispositivo móvil
  • El 67% de los españoles afirma hacer uso de la App para aprender idiomas varias veces por semana, y un 27% una o más veces al día
  • Dos tercios de los españoles reconoce que alguna vez ha pagado por una App

 

Madrid, 24 de enero de 2018 – Enero es el mes preferido para aprender inglés, y así cumplir con uno de los propósitos de Año Nuevo más demandados. Y es durante este mes cuando se produce un aumento del número de alumnos respecto a diciembre, superando la cifra de 1 millón de personas que se apuntan por primera vez al curso de ABA en todo el mundo, según datos recogidos por la escuela online ABA English.

 

Aprender inglés vía App, un hábito y uso frecuente

Las aplicaciones para móviles están cada vez más consolidadas como herramientas prácticas y cotidianas en España, y las Apps de idiomas disfrutan de una alta frecuencia de uso. Según la nueva edición del sondeo sobre el uso de Apps para Mobile Learning, el 93% de los españoles afirma hacer uso regular cada semana de una App para aprender inglés. De ese 93%, un 67% utiliza sus dispositivos móviles con este fin al menos varias veces por semana, y un tercio (27%) asegura que utiliza la App para aprender idiomas una o más veces vez al día.

Los avances tecnológicos suelen impulsar cambios en los hábitos de los usuarios, y la tecnología móvil se ha convertido en un recurso ideal para llevar el aprendizaje a esas personas con un ritmo de vida frenético. Por eso, la academia de inglés ABA English desarrolla el contenido de sus lecciones para que puedan utilizarse en pequeñas sesiones.

 

Como explica Maria Perillo, Directora Académica de ABA English: “El aprendizaje con dispositivos móviles, el m-learning, tiene muchas ventajas, y una de las más importantes es su adaptación al ritmo de vida y los hábitos del alumno. De hecho, en ABA English diseñamos las clases para que cada pieza didáctica sea autosuficiente y permita al alumno lograr un objetivo en pocos minutos y asimilarlo de verdad. No se trata simplemente de ofrecer contenidos cortos.”

 

Consultamos nuestros smartphones más de 100 veces al día y ello repercute en todos los ámbitos de nuestra vida, entre ellos el de la propia educación. Que el 93% de los españoles consideren útil aprender un nuevo idioma por medio de un dispositivo móvil confirma que las Apps de idiomas se han consolidado.

 

Móvil más ordenador, el dúo perfecto

¿Cuál es el dispositivo preferido para aprender un nuevo idioma? Para el 46% de los españoles la combinación del uso de móvil más ordenador es la opción más deseada para aprender idiomas. Por el contrario, el 34% prefiere hacerlo sólo a través del ordenador, y un 20% mediante el móvil.

No obstante, la herramienta elegida varía en función de la edad de los españoles, pues mientras los más jóvenes tienden a preferir hacer uso del móvil para aprender idiomas, los mayores desean mayormente el ordenador al tener la costumbre de dedicar al estudio un tiempo más concentrado.

 

Tal como refleja el estudio, hasta un 57% de los mayores de 65 años prefiere aprender idiomas mediante el ordenador, por encima del móvil (9%) o de la combinación de ambos (34%). Unos datos que contrastan con los de los españoles de 18 a 34 años, quienes prefieren el móvil (36%) o la combinación de ambas herramientas (56%) por encima de sólo el ordenador (8%).

 

Los españoles, dispuestos a ‘rascarse’ el bolsillo

Siendo conscientes de la utilidad de las aplicaciones móviles para mejorar un idioma, los españoles están cada vez más dispuestos a pagar por ellas. Según desprende el estudio de ABA English, el 64% de los españoles sostiene que alguna vez ha pagado por una App, una práctica ascendente respecto a los datos recogidos en 2015 (51%) y 2016 (62%). Aun así, se trata de un dato que se sitúa cuatro puntos por debajo de la media mundial (68%), detrás de otros países como Francia (69%) e Italia (68%).

> Descargar comunicado